Muebles cavernícolas


El artista británico Max Lamb expone estos días en la galería Johnson Trading de Nueva York, una colección de muebles realizados en piedra virgen. En realidad no ha inventado nada, pues ese mobiliario es idéntico al que lucían en su roca-casa Pedro y Vilma Picapiedra.

En la colección podemos encontrar varias sillas que, si bien no pueden aportar gran comodidad, recordarán a quien las pruebe el descanso tras una ruta campestre. Las mesas me resultan más fáciles de comprender, ya que su función no es procurar reposo sino apoyo, resultando una buena base en el centro de un salón, sólidas y robustas.

Un comedor completo con seis sillas, dos butacas y una gran mesa de superficie pulida, es una apuesta original aunque quizá no demasiado confortable ni práctica, ya que su gran peso no permite mover las piezas con facilidad.

Las rocas se convierten en sillas, mesas y bancos a través de las técnicas más básicas de tallado. El cincel y el martillo descubren unos volúmenes toscos, sin refinar, que buscan deliberadamente dejar patente su origen mineral.

En fin, no lo puedo evitar, cada vez que los miro me parece estar oyendo la voz del señor Picapiedra gritando: ¡Vilma, ábreme la puerta!

Vía: Decosfera

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s