Grafic-Ho: Jornadas de ilustración, tipografía y diseño

jornadas de diseño

Grafic-Ho es un evento para futuros y presentes profesionales del ámbito creativo. La idea del Grafic-ho surge con la intención de dar a conocer el mundo profesional de la ilustración, la tipografía y el diseño y a su vez fomentarlo para que no deje de evolucionar cualitativamente. Tres días intensivos de charlas, mesas redondas, películas y conciertos, que servirán para compartir experiencias, sidras, proyectos, risas e ideas con algunos de los mejores profesionales del campo, generando durante esos días (y lo que permanezca), un ambiente creativo en la ciudad de Oviedo.

Grafic-Ho
16-18/10/2014
Oviedo – Escuela de Arte

+info: www.grafic-ho.com

estudio diseño Zaragoza

de belladonalab Publicado en Sin categoría

Proyecto Yerka: la bicicleta candado

diseño industrial

El Proyecto Yerka parte de unos estudiantes de una universidad chilena que estaban cansados de que les robaran sus bicicletas. Se basa en no tener que llevar a cuestas una cadena o un candado cuando vas en bici, ya que la propia bicicleta está diseñada para anclarse a cualquier poste de forma tenaz. La propia bicilceta es el candado.

Vía No puedo creer

¿Debería trabajar gratis?

diseñando gratis

El verano pasa, septiembre se acerca y con él llega la duda que a muchos nos acecha… Ese encarguito de un colega, de tu cuñado o de la prima de tu suegra, que en un principio se presenta como algo «sencillito», «nada del otro mundo» y que al final tú te preguntas: ¿debería trabajar gratis?

La respuesta está en el gráfico de Jessica Hische Should I Work for Free? En lugar de deshojar margaritas, la diseñadora  nos muestra con un toque irónico-jocoso un diagrama que a más de uno le ayudará a aclarar sus dudas acerca de esto de trabajar por la jeta.

Jessica es ilustradora, diseñadora gráfica y creadora de lettering con base en Brooklyn. En muchos de sus trabajos combina el humor con un gusto exquisito en el uso caligráfico y el color. Sus proyectos Should I Work for Free? y Daily Drop Cap han dado la vuelta al mundo.

Vía Gràffica

¿Qué es tipografía?

 

 

¿Qué es tipografía? (2013) es el proyecto final de carrera de Tamara Romero, quien a partir de este interesante documental de 20 minutos pretende mostrar qué es la tipografía acercándola a la calle. Este documental es una puesta en valor y un análisis social de la situación que vive la disciplina tipográfica en la actualidad, con la ciudad de Valencia y sus gentes como nexo conductor.

 

Vía Valenciaplaza

10 razones para NO participar en un concurso de diseño

10 razones para NO participar en un concurso de diseñoHacer concursos es legal, en ocasiones es una buena opción, la competencia y la competitividad sana siempre es buena, pero demasiadas veces es el camino de empresas u organizaciones sin conciencia –a veces sin cultura– para timar a un buen número de incautos diseñadores que por unos euros se partirán la cara para intervenir en el proyecto.

Participar puede ser una opción si te encuentras sin nada mejor que hacer, pero seguro que no es la solución a tu futuro. Es curioso observar a diseñadores defender los concursos de diseño cuanto más joven se es, y justo lo contrario cuando más años se tienen. La experiencia hace virtud.

Aquí una serie de puntos que debes tener en cuenta antes de participar en un concurso:

1. Es especulativo. Los que convocan un concurso de diseño quieren comprar barato para vender caro. No les importa nada el desarrollo del proyecto, sólo quieren ver opciones, probar, comparar… incluso algunos sirven para hacer un buen test de posibilidades de negocio.

2. No decides el precio. Un sector o un profesional que no puede fijar el precio de sus servicios está abocado al cierre. Si dejas que alguien imponga lo que quiere pagarte por tu trabajo llegará el día que será tan poco que no te compensará. Y hay cientos de ejemplos en la historia en otros sectores.

3. No es bueno para ti. Concursar significa trabajar sin saber si obtendrás un beneficio, es decir, si al final del mes ganarás dinero. Imagina que te dijeran esto en una empresa. ‘Ven a trabajar y al final del mes ya veremos si te pagamos’. Seguro que dirías que no. Entonces, ¿por qué te presentas a concursos cuando el sistema es el mismo? En un concurso de diseño trabajan todos pero solo cobra uno. Moralmente es una tomadura de pelo. Cuando te propongan participar en un concurso pregúntale al que convoca si en su empresa trabajan todos pero solo le pagan al que lo hace mejor.

4. Pregúntate quién se aprovecha. Normalmente alguien sale ganando en un concurso de diseño y no suele ser precisamente el ganador. La empresa se ahorra un montón de cosas. En ocasiones se ahorra hasta puestos de trabajo ya que prescinde de directores de marketing o de publicidad y delegan sus funciones a aquellos que quieran participar en el concurso. El aprovechamiento es doble, no pago a un profesional para que me diga lo que tengo que hacer o que incluso lo haga y encima, por muy poco, me resuelven el problema un montón creativos a los que solo tengo que pagar la cantidad que yo quiero y solo a uno de ellos.

5. Un concurso puede ser trabajo. Imagina la situación idílica en la que nadie se presentará a un concurso. Nadie de nadie. Todos esos trabajos pasarían a convertirse en encargos. Encargos que supondrían el aumento de trabajo en los estudios y agencias y que repercutirían en el aumento de empleo.

6. Cuanta inversión supone. Normalmente oímos la falacia de que no nos cuesta nada participar en un concurso. Parece que nadie se da cuenta de que el alquiler, el ordenador, la electricidad, la conexión de internet, la tinta de la impresora, del software y la tipografía, la cuota de autónomo, el soporte de entrega, el envío… mejor no hablar. Sí es verdad, tu tiempo no supone un coste, pero todo lo demás sí y si no ganas lo gastas sin retorno.

7. Lee las bases. En ocasiones, en la mayoría diría, participar en un concurso de diseño significa aceptar unas bases totalmente abusivas. Se suelen quedar con todos los derechos de explotación e incluso de autoría. Y no solo del ganador, en ocasiones, de todo el que participe. Esto no tiene por qué ser así. Una cosa es que una empresa te pague por ganar un concurso para hacer un dibujo pero no tiene por qué quedarse con todos los beneficios que produzca ese dibujo por los siglos de los siglos. Ni tiene por qué modificar a su antojo tu trabajo o revenderlo a otra empresa. La Ley de la Propiedad Intelectual nos protege y muchos de estos usos que se suelen presentar en las bases son directamente ilegales. Exígelos.

8. El diseño no es un juego. Participar en un concurso de diseño es igual a jugar. Si consideras el diseño como una profesión y no como un juego no deberías participar en concursos. Seguramente si quieres ganar algo de dinero con los concursos mejor preséntate a los concursos de la tele en los que siendo un juego de verdad te aseguro que ganarás más dinero. No tienes que comprarte ordenador, ni pasar noches sin dormir, vas al plató, respondes o haces el mono y te pagan si ganas. Fácil, efectivo y rápido.

9. Si tu no lo haces, ¿por qué dejas que te lo hagan a ti? La frase tan manida de ‘no hagas lo que no te gustaría que te hicieran’ sirve aquí a la perfección pero al revés. Cuando pides los servicios de cualquier profesional (médico, fontanero, peluquero, arquitecto, pintor… ) tú no llamas a varios para que te hagan el servicio y luego solo pagas por el que más te gusta. Si tú no lo haces, ¿por qué dejas que lo hagan contigo?

10. Cavas tu propia tumba. A la redacción nos llegó una historia en la que una diseñadora había ganado un concurso de diseño en una plataforma de crowdsourcing. Un logo. Como es lógico el cliente le solicitó adaptaciones del logo a papelería, rotulación, web… Cuando la diseñadora le pasó el presupuesto, el cliente no daba crédito a los precios. En el concurso, él decidió el dinero que quería gastarse y ahora se lo imponían y no era precisamente poco. Ante la situación le dijo a la diseñadora que lo sacaría a concurso, otra vez, y que se lo harían por menos de la mitad de lo que ella estaba pidiendo. Ahí es donde se dio cuenta que presentándose al concurso había cavado su propia tumba. Nunca conseguiría tener proyectos serios y con presupuestos razonables si los clientes solo encargaban los proyectos a concurso.

Es cierto que hay sectores en los que participar en un concurso es la única manera de conseguir proyectos: publicidad, arquitectura, ingeniería… Sigo pensando que no es el camino, cada uno decide cómo quiere trabajar y hasta qué punto está dispuesto a ceder, pero como dice el punto 5, si nadie se presentará seguro que las cosas cambiarían. Ahora depende de ti que valores cada punto.

Vía Gràffica

Agitadores de Conciencia. Gráfica Comprometida

diseño gráfico Zaragoza

La conexión entre diseño gráfico, la necesidad de comunicar, el diseño protesta y la autopexpresión quedan recogidos en Agitadores de Conciencia. Gráfica Comprometida, una exposición que está constituida por casi 200 carteles de sesenta diseñadores de más de 30 países.
Del 10 de julio al 3 de septiembre en Central de Diseño / DIMAD de Matadero Madrid
diseño gráfico Zaragoza

Vía Gràffica

TDC 59: El mejor diseño tipográfico en Granada

tipografía Zaragoza

La edición número 59 de la exposición Type Directors Club llega a Granada. TDC recoge los mejores trabajos de diseño tipográfico realizados en 2013 en más de una treintena de países. La muestra podrá visitarse desde el 18 de junio hasta el 26 de septiembre en Estación Diseño.

Vía Asocicación Diseñadores de Andalucía

¿Cómo evitar errores antes de ir a la imprenta?

diseño gráfico Zaragoza

1. Ortografía. Sí, sí, aunque parezca una tontería. ¿Alguien ha leído lo que hemos maquetado? Y cuando digo “leído” no me refiero a mirar por encima. Es una de las cosas que podemos delegar en el cliente. Uno de cada 10 trabajos que recibimos tiene faltas de ortografía, en serio.

2. Sangrado. Aunque lo pongamos en segundo lugar es el error número 1 de los archivos en la preimpresión. Todas las imágenes, fondos, elementos que llegan hasta el borde les aplicamos sangre (3-5 mm). Es obligatorio, ya que una guillotina va a pasar por ahí luego. Así que, mucho cuidado.

3. Espacio de color correspondiente. Podemos verlo en Acrobat Pro en el último momento, pero a veces viene de mucho antes. Las imágenes en CMYK y los colores Pantone deben estar bien definidos. ¿Si vamos a imprimir en offset plano por qué ponemos un perfil (US webcoated) que es para impresión en rotativa? Incluso a veces aquí en la imprenta nos viene un PDF con perfil Japan Color 2001 en el PDF. Simplemente hay que revisar cómo gestiona el color nuestro programa de maquetación, a veces hay errores tremendos ahí, al principio.

4. ¿He trazado las tipografías? Si no lo hago hay posibles problemas posteriores. Como hay diversos casos en los que no podemos, siempre existe la posibilidad de hacer comprobaciones en el PDF para ver si están incrustadas. ¿Cómo? Apunta: Acrobat/ Archivo/ Propiedades/ Fuentes. ¿A que es fácil? Si quieres saber cómo convertir tipografías en trazados lee este post.

5. Soy capaz de valorar los tamaños y las proporciones en pantalla, porque si no lo soy, ¿no sería mejor imprimir una maqueta? Si hay plegados, es casi obligatorio, salvo que lo tengamos muy controlado. Y ten en cuenta que siempre hay plantillas que facilitan el trabajo.

6. Orientación de las páginas. Parece de cajón, pero hay que indicarla. A veces maquetamos documentos pero el resultado en el papel no queremos que sea tal cual. Hay que marcarlo, muchas veces una flecha indica el sentido de la cara y el dorso. En otras será necesario hacer una maqueta virtual de cómo se ve el trabajo terminado para que lo entienda el cliente y la imprenta.

7. Troqueles, stamping, serigrafías… En definitiva: los acabados extra. Si no sabemos cómo han de ir es más fácil preguntar. Cada imprenta tiene unas manías y requerimientos. A algunas les gusta que lleguen por separado, a otras, juntos en un mismo PDF. Un buen esquema a tiempo, te ahorrará muchas horas de trabajo en preimpresión.

Estos son los típicos errores. No caigas en ellos y antes de ir a la imprenta, revisa tu proyecto. Son los más comunes, pero si nos ponemos a hilar fino hay bastantes más cosas que deberíamos tener en cuenta. Y, como podrás imaginar, no es lo mismo hacer un flyer a una cara, que un catálogo de arte. Y, por raro que suene, a veces hay muchos más errores en lo más básico.

Vía Gràffica